Recetas con "horno"

Bogavante al horno

2 de marzo de 2010 | comentario sin comentarios
  • Ingredientes

  • - Bogavante
  • - Aceite de oliva y sal
  • - Pan rallado
  • - Unas briznas de cayena picante

A veces una cosa tan sencilla como meter un Bogavante al horno puede generar un sinfín de preguntas y dudas.

¿Y cómo lo hago? ¿Lo meto en el horno y ya está? ¿Se corta en vivo 0 muerto? ¿Cómo se corta? ¿Qué  se debe limpiar antes de meter en el horno? ¿Hay que pasarlo por la sartén? ¿Qué se come y qué no? ¿…?

No pretendo sentenciar LA RECETA de Bogavante (con mayúsculas) al horno, únicamente presentar una manera de cocinarlo que sea fácil, resultona y original.

Colita de Cuadril Rellena

19 de enero de 2010 | comentario 8 comentarios
  • Ingredientes

  • - Punta de cuadril
  • - Cebollino
  • - Tomillo
  • - romero
  • - albahaca
  • - Mató o queso fresco
  • - Parmesano
  • - Bacon
  • - Salsa Barbacoa

Esta receta es de esas que uno está orgulloso de haberla cocinado. Vinieron amigos a comer a casa y aprovechando que acababa de conocer una carnicería argentina llamada DELICATESEN ARGENTINA (una tienda que no podéis dejar de visitar, no os arrepentiréis) decidí cocinar alguna pieza de carne al horno.

Sabía que el corte que usaría era la colita de cuadril. Como que está tan vetada de grasa en su interior, la carne aunque quede muy hecha siempre quedará más tierna que una magra. La carne que me llevé cumplía totalmente los requisitos y -como siempre digo- el usar las materias primas de alta calidad suele ser garantía de éxito.

Sólo me faltaba la receta.

Empecé a darme vueltas por internet, hasta que dí con esta foto y me pareció una idea tan magnífica que decidí adaptarla para cocinarla ese mismo fin de semana.

En la misma página de flickr describe en unas líneas los ingredientes que habían usado pero no acababan de convencerme del todo, así que decidí cambiar los ingredientes del relleno prácticamente por completo. Eso sí, la técnica usada para la cocción fue la misma.

Gracias a la técnica de cocción se consigue que la parte interior esté muy jugosa dado que el agua que pueda soltar la carne se queda dentro del envoltorio y acaba cocinándose en una especie de papillote. El toque final de cocción sin el envoltorio le permite que la parte exterior quede crujiente y sabrosa.