Recetas con "fresca"

Ensalada de Pasta al Pesto

11 de julio de 2011 | comentario 3 comentarios
  • Ingredientes

  • - Queso Parmesano
  • - Piñones
  • - Albahaca FRESCA
  • - Aceite de oliva
  • - Guindilla fresca
  • - Sal
  • - Pasta (Troffie)
  • - Cebollas
  • - Tomates

Otra receta veraniega.

Ensalada de pasta al pesto.

Esta ensalada tiene su historia:

Cuando hacíamos salsa pesto en casa, solíamos hacer cantidades industriales para poder guardar en la nevera y así poder disfrutarla durante varios días. Hay que decir que la salsa, al estar en la nevera adquiere una consistencia más bien de pasta, como un paté. Untable. Pues bien, un día llegué a casa por la tarde, con ese gusanillo en el estómago tan peligroso, y abrí la nevera. Ahí estaba el bote de salsa pesto. Cogí una tostada de pan y unté esa pasta.

Joder! estaba delicioso. Al aroma de albahaca le sentaba muchísimo mejor las temperaturas frías que las calientes, en serio. Era como si se hubiera multiplicado ese sabor por quince. Además la textura era tremenda.

Así que me acabé el bote.

Kartoffensalat (ensalada de patata)

30 de agosto de 2010 | comentario sin comentarios
  • Ingredientes

  • - Patatas
  • - Cebolla
  • - Salchichas de frankfurt
  • - Pepinillos
  • - Mayonesa
  • - Mostaza de grano
  • - Aceite y vinagre

Ya sé que en las épocas en las que nos encontramos podría ser algo cruel pediros que hagáis  este ejercicio de imaginación, pero…

Poneos en situación: Nos vamos a la playa bien pronto por la mañana. Llega la hora de comer con todo el sol y la sal pegados en el cuerpo ( y algo de arena), recogemos los bártulos y nos volvemos para casa. Llegamos, una ducha… y OH! Tenemos una fresquísima ensalada en la nevera. Simplemente sacar de la nevera y servir. Patata, salchicha, pepinillos… deliciosa! Además, para evitar líos una ensalada par todas las edades y que puede comer como plato único.

Igual que la ensaladilla rusa, esta ensalada de patata de origen alemán (no sé si es de origen alemán, pero el nombre, por lo menos, lo es) son una magnífica base para ir añadiendo y/o quitando ingredientes. En algunos bares la sirven con all-i-oli en vez de mayonesa. Eso ya va a gusto del comensal, nosotros como no somos muy amigos del ajo crudo, preferimos hacer una salsa a base de mayonesa y alegrarla con algo de mostaza. Como detalle a destacar encontraréis la cebolla en vinagre (con un pelín de azúcar), así se consigue suavizar su sabor y matar el aliento de haber comido cebolla cruda.

Es muy fácil de hacer y os aseguro que casi es más buena cuanto más fresca esté.