Bogavante al horno

2 de marzo de 2010 | comentario sin comentarios
  • Ingredientes

  • - Bogavante
  • - Aceite de oliva y sal
  • - Pan rallado
  • - Unas briznas de cayena picante

A veces una cosa tan sencilla como meter un Bogavante al horno puede generar un sinfín de preguntas y dudas.

¿Y cómo lo hago? ¿Lo meto en el horno y ya está? ¿Se corta en vivo 0 muerto? ¿Cómo se corta? ¿Qué  se debe limpiar antes de meter en el horno? ¿Hay que pasarlo por la sartén? ¿Qué se come y qué no? ¿…?

No pretendo sentenciar LA RECETA de Bogavante (con mayúsculas) al horno, únicamente presentar una manera de cocinarlo que sea fácil, resultona y original.

Siguiendo con el recital de preguntas que aparecían en un principio (y que más de alguna vez he oido) contestaré:

  • Al horno, es lo más sencillo. A la plancha es muy difícil que las pinzass queden bien hechas sin que la cola se haya pasado de punto.
  • Antes de meterlo en el horno, es mejor cortarlo y adecentarlo un pelín (más adelante se verá).
  • Hay quien dice que es mejor cortarlo en vivo, pero lo encuentro una salvajada. Lo hice una vez y no es necesario, de verdad. Si no os importa cortar un animal en vivo, adelante. Yo normalmente lo meto un rato en el conjelador o un día en la zona «Cero grados» de la nevera. Así el animal está muy atontado o casi muerto.
  • Para cortarlo es conveniente que el Bogavante esté panzaabajo. Hay que clavar el cuchillo (uno cebollero grande) en el hueco que hay entre la cabeza y la primera anilla de la cola (donde deja de ser cebeza y empieza a ser cola, vamos) con el filo hacia la cola. Se baja el cuchillo para cortar toda la cola sin levantar la punta del cuchillo de la tabla. Se le da la vuelta al cuchillo y se hace lo mismo con la cabeza. Costará un poco más la cabeza que la cola pero hay que hacerlo con decisión.
  • La única parte que se debe limpiar es la parte frontal del mismo, ya que es la boca y parte del sistema digestivo y suele tener suciedad y restos de comida. Nada más. Toda la parte interior de la cabez  (excepto donde se unen las patas) se puede mezclar con una cuchara y unas gotas de aceite de oliva. Esto facilita el trabajo de comerlo.
  • No. La mayoría de los jugos se perderían y, como comentaba antes,  la cola se hará más que las pinzas.
  • Se come todo, menos las carcasas duras (óbvio) y las branquias (están pegadas a las patas).

Como añadido, os comentaré que hay quien rompre las pinzas con un golpe. Estoy en contra de ello. Eso hace que la cocción en el horno no sea tan buena ya que los jugos se derraman y la cocción en su interior no es tan buena.

Lo importante es, como siempre, estar equipado con las herramientas correctas para luchar contra la carcasa. El equipo básico serían unas pinzas de marisco (un cascanueces clásico en su defeto) y una pequeña espátula para recoger la carne en el interior de las patas.

Ah! y por cierto, el Bogavante que veis en las fotos cuesta únicamente 9€. No es un plato único, ni mucho menos. Es un capricho, sí, pero no considero que sea caro, únicamente es esperar la oferta. Eso sí, a este precio no será gallego, pero da el pego.

Ingredientes:

– Bogavante

– Aceite de oliva y sal

– Pan rallado

– Unas briznas de cayena picante

Receta:

Cortar el Bogavante por la mitad, longitudinalmente, tal y como se ha descrito, limpiar la punta frontal de la cabeza y disponerlo en una fuente para el horno con el interior abierto hacia arriba. Añadir un poco de sal y aceite a la cabeza y la cola.  Con una cucharilla remover todo el contenido de la cabeza hasta que parezca (casi) homogéneo y añadir unas briznas de cayena picante. Cubrir, de cabeza a cola, con una finísima capa de pan rallado.

Meter en el horno.

Tras unos 15 minutos debería estar hecho.

La Receta en Imágenes:

Cortar el Bogavante clavando el cuchillo entre la cabeza y la cola. Empezar cortando la cola y luego proceder con la cabeza.

Una vez cortado, remover con una cucharilla el interior de la cabeza y aliñarlo.

Disponerlo en una bandeja para el horno y cubrir con una fina capa de pan rallado.

Meter en el horno unos 10 o 15 minutos y a disfrutar.

Salud!

Publicar un comentario