Archivo de 29 de enero de 2010

Merluza con crema de leche y sobrasada.

29 de enero de 2010 | comentario 3 comentarios
  • Ingredientes

  • - Merluza
  • - Crema de leche
  • - Sobrasada

Atención que viene una receta rápida, fácil y limpia. Usease, una receta exprés.

Y barata, amigos. Y barata!

La primera vez la probé con lenguados, pero la hemos reducido a la mínima expresión y hemos usado merluza para que además el coste se reduzca considerablemente.

Lo único que hay que tener en cuenta es que no hay que pasarse con la sobrasada por que enseguida le roba el gusto al pescado (de hecho la cantidad de la foto es algo excesiva, para que tengais una referencia).

Es tan, tan fácil de hacer que prácticamente con la fotografía de entrada tendríamos suficiente para saber como se hace. Que sí, que es facilísmio. ¿No lo veis claro? pues pasen y vean…

Mini lentejas rápidas.

28 de enero de 2010 | comentario 2 comentarios
  • Ingredientes

  • - Lentejas cocidas pardinas
  • - Cebolla
  • - Zanahoria
  • - Ajos
  • - Laurel
  • - Chorizo y Jamón
  • - Guindillas o cayena.

Quien más quien menos, todos recordamos las lentejas del colegio con arroz… bbbuf! se me ponen los pelos como escarpias cada vez que lo recuerdo, con ese caldo gris… Sólo alegraba la vida los cortes de chorizo que, si tenías suerte, caían en el plato.

Creo que esos recuerdos son los que hacen que el consumo de legumbres caiga entre la juventud. Digo yo que será por eso, por que son bien rápidas y fáciles de cocinar. Calientan el cuerpo por dentro y por fuera, son muy alimenticias y se pueden tomar como plato único.

Dicho esto, pues os presento una manera muy interesante de hacer unas lentejas pardinas en plan rápido, sabroso y picantón (que ayuda a que el vino baje mejor).

Eso sí, tendréis que tener el cuchillo de cocina bien afilado por que va a sacar humo, el truco de este plato es cortarlo todo pequeño, pequeño.

Pollo al Ajillo

27 de enero de 2010 | comentario 1 comentario
  • Ingredientes

  • Alitas de pollo
  • Ajos
  • Caldo de pollo
  • Vino blanco
  • Cayena o bichos picantes

Vamos a ver, que esta receta es facilísima y un éxito asegurado para paladares atrevidos y dedos sucios (en el caso que useis alitas de pollo).

Se puede usar cualquier parte del pollo pero personalmente  creo que lo mejor son las alitas de pollo. Aunque la mezcla que veis aquí de alitas con tacos de pechuga es fenomenal, también.

Los ingredientes son mínimos pero eso sí, se tarda un ratillo por que el caldo debe reducirse por completo.

Calamares de Sant Esteve

25 de enero de 2010 | comentario 9 comentarios
  • Ingredientes

  • Calamares
  • Gambas
  • Cebolla
  • Tomate
  • Huevos
  • Pan rallado

Recuedo de pequeño que en fechas señaladas solíamos comer unos calamares rellenos que me fascinaban. Con el paso del tiempo he recuperado la receta (otra más de mi madre…) y hace un par de navidades me decidí a hacerla para Sant Esteve.

La receta, a pesar de ser la primera vez que la hacía, fue un éxito. Tanto, que ya se ha convertido en la receta familiar para cada 26 de diciembre.

Los ingredientes y las proporciones son para unas 4 personas, pero como que éramos más de 20 personas para comer, las proporciones que usé fueron como de 5 o 6 veces más. Os lo comento para que no os estrañen luego las fotos.

No considero que esta receta tenga mucha dificulatad, lo que sí que requiere es tiempo. Se tarda bastante tiempo en reducir el relleno, que luego hay que dejar enfirar, rellenar los calamares y volver a meter en la olla con la salsa para que se cocinen.

Respecto al relleno, vereis que una vez frío se mezcla con pan ralladao y huevos. Esto es para que al cocinarlo el mismo relleno se compacte, si no se hace lo único que pasará será que al cortar todo el relleno se desmoronará.

En el momento de rellenar los clamares, no lo hagais con una cuchara. Se puede hacer pero es mucho mejor una manga pastelera. Las hay de plástico, de un solo uso. A malas podeis hacer como nosotros que usamos una bolsa de plástico de congelados con una esquina cortada. Eso sí, en este punto hacen falta más de dos manos. Como os indico en las instrucciones es -importantísimo- no rellenar el calamar a la totalidad, dado que al cocinarlo la carne se contrae pero el relleno no, así que si os pasais de un 70% de su capacidad al cocinarlo se reventará con toda probabilidad (suele pasar). También es importante cortar las puntas de los palillos que cerrarán los calamares, sino al darles vuelta en la salsa los mismos palillos podrían pinchar o desgarrar los calamares.

Se pueden cocinar la víspera, cortar en frío y recalentarlos antes de servir.

Colita de Cuadril Rellena

19 de enero de 2010 | comentario 8 comentarios
  • Ingredientes

  • - Punta de cuadril
  • - Cebollino
  • - Tomillo
  • - romero
  • - albahaca
  • - Mató o queso fresco
  • - Parmesano
  • - Bacon
  • - Salsa Barbacoa

Esta receta es de esas que uno está orgulloso de haberla cocinado. Vinieron amigos a comer a casa y aprovechando que acababa de conocer una carnicería argentina llamada DELICATESEN ARGENTINA (una tienda que no podéis dejar de visitar, no os arrepentiréis) decidí cocinar alguna pieza de carne al horno.

Sabía que el corte que usaría era la colita de cuadril. Como que está tan vetada de grasa en su interior, la carne aunque quede muy hecha siempre quedará más tierna que una magra. La carne que me llevé cumplía totalmente los requisitos y -como siempre digo- el usar las materias primas de alta calidad suele ser garantía de éxito.

Sólo me faltaba la receta.

Empecé a darme vueltas por internet, hasta que dí con esta foto y me pareció una idea tan magnífica que decidí adaptarla para cocinarla ese mismo fin de semana.

En la misma página de flickr describe en unas líneas los ingredientes que habían usado pero no acababan de convencerme del todo, así que decidí cambiar los ingredientes del relleno prácticamente por completo. Eso sí, la técnica usada para la cocción fue la misma.

Gracias a la técnica de cocción se consigue que la parte interior esté muy jugosa dado que el agua que pueda soltar la carne se queda dentro del envoltorio y acaba cocinándose en una especie de papillote. El toque final de cocción sin el envoltorio le permite que la parte exterior quede crujiente y sabrosa.